#Review de “Todas mis heridas”

Título original: Girl in pieces.

Editorial: Penguin Random House.

Sello: Montena.

Sinopsis:

Charlie está devastada. Con solo diecisiete años ya ha perdido mucho más de lo que la mayoría de las personas llega a perder en toda su vida. Mientras el resto de las chicas de su edad se preocupan por banalidades, Charlie ha tenido que madurar repentinamente y aprender a olvidar. Pero el olvidar no es fácil, y ella solo sabe hacerlo autolesionándose. Cada nueva herida, golpe o corte la ayudarán a borrar de su mente lo que pasó con su padre, su mejor amiga y su madre.

Y cuando Charlie se ve obligada a abandonar el centro de rehabilitación en el que lucha por sobrevivir, se encuentra sola en un viaje inimaginable, un largo trayecto que le permitirá curar todas sus heridas.

 

Al comenzar a leer la novela, reconozco que tenía cierto temor por la forma en la que me enfrentaría a ella y de si podría comprender por lo que estaba pasando la protagonista, pero gracias a la escritura de Kathleen Glasgow, todo miedo se disipó.

Todas mis heridas, es una lectura que nos aprieta el corazón, presenta a una protagonista en el peor momento de su vida, cuando ella siente que no existe nada por lo que luchar y seguir adelante, es de aquellas realidades que si bien son complejas y difíciles de leer, nos llega tanto y a la vez despierta, recordándonos si existen protagonistas de sus propias torturas incluso en nuestro entorno, que deben lidiar con estos problemas día a día, gritando en silencio, y esperando por alguien que los saque de la oscuridad.

Charlie nos relata cómo ha sido su vida desde la muerte de su padre, lo cual fue el desencadenante de su adicción a autolesionarse como medio para calmar el dolor y la soledad que siente desde su partida. La relación con su madre cada día se vuelve más tormentosa hasta llegar al punto de que Charlie decida irse de la casa, prefiriendo vivir en la calle que bajo el mismo techo de una persona que no logra ver más allá de su propio espacio. Además nos habla de Ellis, su mejor amiga, con la cual pasó de sentirse querida a tener sentimientos de culpa, ya que al Ellis vivir una ruptura amorosa, no pide ayuda o concejos a su amiga, sino que toma el camino de autolesionarse, y dejarse llevar… Conocemos un poco a los trabajadores y a las chicas que viven en el centro de rehabilitación al cual nuestra protagonista llega luego de diversos sucesos, momentos en los cuales ella de cierta forma se siente segura en un ambiente controlado, para luego tener que volver a la realidad de volver a vivir sola y decidir tomar buenas decisiones en lo que respecta a su vida.

Las emociones de Charlie están en todo momento a flor de piel, enseñándonos el torbellino que existe en su cabeza lleno de dolor, culpa y vergüenza. Ella experimentará fuertes retos a lo largo de la historia, la superación de sus miedos, valerse por sí misma y lo principal, no volver a caer en la tentación de sus viejos hábitos. El aprendizaje se incrementará cada día y esto la hará aún creer en la esperanza, las ganas de superación y la supervivencia.

En la novela no solo conoceremos los conflictos de nuestra protagonista, Charlie se encontrará alrededor de personas con diversos problemas que han marcado sus vidas, incluso convivir con ellos generará en nuestra protagonista una piedra más en el camino que deberá afrontar y superar.

El #Review de “Todas mis heridas” de Kathleen Glasgow es gracias a Me gusta leer Chile, novela que ya podrán encontrar en todas las librerías del país.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *