#Review de “Mil veces hasta siempre” de John Green

Sinopsis: Aza nunca tuvo intención de investigar el misterio del multimillonario fugitivo Russell Pickett. Pero hay una recompensa de cien mil dólares en juego y su mejor y más intrépida amiga, Daisy, no está dispuesta a dejarla escapar. Así, juntas, recorrerán la corta distancia y las enormes diferencias que les separan del hijo de Russell Pickett, Davis.

Aza lo está intentando. Trata de ser una buena hija, una buena amiga, una buena estudiante y, tal vez, incluso una buena detective, mientras vive en la espiral cada vez más estrecha de sus propios pensamientos.

  • Título: Mil veces hasta siempre
  • Autor (es): John Green
  • Precio: $12.000 CLP  
  • Sello: NUBE DE TINTA

Llevaba esperando este libro hace mucho tiempo, me negué a comprarlo en inglés como lo habían hecho amigos porque si quedaba decepcionada iba a ponerlo en la lista de "se vende", por fortuna llegó hace una semana a mis manos gracias a Me Gusta Leer Chile y que nos enseña el lado más íntimo del autor de Eleanor & Park.

Si leyeron la sinopsis, nuestra protagonista es Aza [ei si ei], con este nombre fuera de lo común que significa que recorre todo el abecedario y regresa, lo que es un juego mental con varios aspectos de la historia que no puedo revelar porque sería spoiler. Sin embargo, esta chica frágil carga con un gran peso sobre sus hombros, el miedo. Miedo de ver morir a un ser cercano, de morir ella misma y miedo a la ignorancia, por lo que es una alumna destacada… y nada es más penca que la ignorancia y el miedo, te come por dentro y te aíslas en "zonita de confort" -léase con tono irónico- que no te sirve de mucho si eres incapaz de comunicarte con los habitantes de tu zonita. A pesar de ser una avestruz con la cabeza en la arena, Aza tiene un gran sentido común que la lleva por un paraíso de nuevas aventuras y miedos, que la obligan a tocar fondo.

¿Por que me enfoco tanto en Aza? Pues, es simple. John Green tiene el mismo problema mental que su protagonista, un Trastorno Obsesivo Compulsivo, algo muy Sheldon Cooper dirán ustedes, pero que en la vida diaria es realmente terrible para quienes lo padecen y sobretodo, no se tratan. Por eso, esta novela hace un llamado a viva voz sobre los efectos en uno mismo y en el prójimo sobre cualquier enfermedad mental, dándonos incluso el dónde acudir si nos sentimos mal. Me encantó que le hiciese frente John Green, porque es expulsar sus demonios de la cárcel interna…

Una de las cosas que más me gusto, es el tipo de amistad y la personalidad que tiene con su amiga Daisy. Ella es una fuerza de la naturaleza, que está descubriendo pero a la misma vez aplica el feminismo y por si fuera poco, es mega fan de Star Wars.

Y como todos sus libros, ingresa con gran potencia en tu imaginación, pero a medida que llega al final se queda corto y parece redundante en todo lo que describe…y en algo tan personal como su enfermedad debía tener más de lo que disponía para entregar al lector. Aunque bien sabemos que todas las tramas de sus novelas tiene un personaje con algún tipo de enfermad física o mental nunca ha explorado con suficiencia y tampoco lo hace con "Mil veces hasta siempre", donde se queda perpetuamente en la trama de la amistad mas no la mejoría de su protagonista. Y ojo, a mí me encanta John Greene pero me dejó con gusto a poco, por lo que leeré nuevamente, Buscando a Alaska.

Si quieres comenzar a leer, haz click aquí

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *