#Review de La biblioteca de los libros vacíos

en

Autor: Jordi Sierra I Fabra
Editorial: Algar. Colección Calcetín.
Páginas: 148
Edad: +9

SINOPSIS
En un pueblo apacible y tranquilo se produce un extraño fenómeno: a los libros de la biblioteca se les caen todas las letras. ¿Por qué? ¿Cuál es el misterio? Un hombre sabio descubre la verdad: incultura. En el pueblo nadie lee. Pero mientras crece el miedo y nadie se explica el insólito acontecimiento, los niños del pueblo descubrirán algo aún más importante, que marcará su futuro para siempre.

#Review de La biblioteca de los libros vacíos

Gracias a Edebé por este ejemplar que nos recuerda la importancia de recuperar los espacios públicos, el amor a la lectura, cultura y al tiempo de esparcimiento.

La historia trata de un pueblo inculto, que le gusta ser así y solo aparentar, así en ese constate de trabajar, comer y televisión sucedió lo impensado: las letras se cayeron de los libros y no hubo forma de que regresaran a su lugar, porque nadie sabía a qué libro pertenecían, jamás leían. Obviamente es una critica casi acertada de la realidad actual.

Jordi Sierra i Fabra es un escritor principalmente de historias infantiles y juveniles de alto impacto que atañen a la educación de quienes son padres, educadores o la propia formación. Y de manera sencilla en La Biblioteca de los libros vacíos nos enfoca a preocuparnos por la falta de cultura en nuestras vidas y que gracias al esfuerzo y superación entre los niños y luego con los adultos.

Un punto primordial es que el fomento lector se instaure desde casa y son pocos los que hoy en día leen, pero para todo hay solución: libros ilustrados, libro álbum, manga o cómics, son historias contadas de maneras diferentes y al doble, ya que está la parte verbal y por otra, la ilustrada. Tenemos formas y eso señala esta novela, todo es posible si se mira desde otro angulo.

Veamos: sí, hubo un boom de fomento lector, donde bloggers, booktubers o bookstagrammers hicieron de las suyas, pero para seguir con audiencia han tenido que diversificar sus actividades en sus canales de comunicación. Qué sucede con las ganas de leer de estas personas, como yo, y del público en general? Las ganas por leer, por recrear y viajar a través de las palabras siguen pero en la actualidad chilena los precios de todo, de los libros en especial, son poco accesibles. Una persona dedica parte minúscula de su sueldo en entretención y en tiempos de crisis financiera debido al clima, al ambiente político nacional e internacional todo sube y hay otras prioridades. Aquí entran nuevamente las bibliotecas en acción, donde ponen a disposición diversos materiales y medios para acceder a la cultura, pero aquí hay otro punto, no tenemos tiempo y estamos cansados. Finalmente pasa por las prioridades…

¿Qué harás tú para que las letras no caigan?

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *