#Review de “Brazales de duelo”, Nacidos de la Bruma (Mistborn VI)

2 enero, 2018 0 Por Sabrina

Título original: The Bands of Mourning.

Autor(a): Brandon Sanderson.

Sinopsis: La cuenca de Elendel es un polvorín. El descontento de los trabajadores se suma a las diferencias irreconciliables entre la capital y las demás ciudades de la cuenca; Elendel asegura gobernarlas mientras sus habitantes denuncian la opresión a la que se sienten sometidos. De pronto, llega a oídos de Waxillium Ladrian que un académico kandra podría haber localizado los legendarios Brazales de Duelo, un arma capaz de sembrar la destrucción y dar al traste con el actual equilibrio de poder imperante en la cuenca.

Pero perseguir mitos no se cuenta entre las atribulaciones de un representante de la ley como él, acuciado por problemas más inmediatos. Pero ¿qué puede hacer cuando sospecha que ha sido engañado por el mismísimo Dios? La revelación resultante sacudirá los cimientos de todo cuanto creías saber sobre el mundo de «Nacidos de la Bruma [Mistborn]».

Si pensaban que mi última reseña de Sanderson era sobre Sombras de identidad, creo que aún no conocen mi fanatismo jajaja, así que los dejo con el #Review de “Brazales de duelo”, VI libro de la serie de Mistborn, Nacidos de la Bruma, reseña que será gracias a los geniales de Me gusta leer Chile.

Como en las reseñas anteriores les mencioné, por favor leer esta esta con precaución ya que pueden contener spoilers de los libros anteriores.

En el presente libro, Brandon Sanderson nos trae de vuelta a Waxilium Ladrian que tras los sucesos trágicos del libro anterior está poco dispuesto a colaborar con Armonía, y con sus obedientes servidores directos, los Kandra. Sin embargo, cuando estos acuden a él con una extraña historia que relaciona los legendarios Brazales de Duelo (los brazaletes ferruquímicos del mismísimo Lord Legislador) con los oscuros intereses del siempre esquivo Elegante, Wax se veré en una disputa compleja ya que de esta forma estará inmerso tras la pista, una vez más, de su tío, que pertenece a una asociación denominada El Grupo, la cual pretende influir en la política actual y hacerse con el poder. Elegante se encuentra ahora detrás de estos Brazales cuya existencia se desconoce si es real o producto de la mitología, los cuales serían capaces de otorgar a cualquiera que sepa cómo utilizarlos, todos los poderes de los metales, y si caen en manos equivocadas, volvería a ocurrir lo ya conocido en la primera trilogía.

Es por ello que Wax inicia un viaje acompañado de su leal compañero Wayne, Marasi, el kandra MeLaan y su prometida, Steris. Los personajes de Sanderson están tan bien dibujados que es extremadamente sencillo ponerse en la piel de cada uno de ellos, entenderles y comprender por qué actúan como lo hacen. Bueno, con la excepción de Wayne claro, que en lo personal, es el mejor personaje de toda la saga, tan peculiar como divertido, con su forma de pensar alternativa y su costumbre de intercambiar objetos, utilizar sombreros y acentos para convertirse en otras personas. Sinceramente, dejar atrás a Wayne cuando la saga de otro salto temporal va a ser una gran pérdida. Cada vez que interviene en una conversación la mitad del tiempo estaba riéndome y la otra mitad tan anonadada como los personajes con los que hablaba.

En esta nueva entrega, ganan peso ciertos elementos que parecen claves para la trama general de la serie debido a la recuperación de los importantes sucesos de la trilogía original de Mistborn, trayendo de nuevo a un primer plano la interesante figura del Lord Legislador y sus asombrosos poderes. Con la habilidad que caracteriza a mi querido autor como escritor, siendo capaz de hacer que nos replanteemos todo lo que creemos conocer sobre Scadrial y los poderes de los alománticos o los ferruquimistas. Además, sigue profundizado en la extraña e interesante mezcla que genera la existencia de estos ‘superpoderes’ mágicos con una tecnología cada vez más evolucionada.

Aunque la historia de Wax sigue pareciendo el hilo conductor de esta nueva época alomántica, para mi gusto el personaje que está ganado un peso más que merecido es Marasi. La evolución de la joven e inteligente alomántica nos deja un camino muy diferente al elegido por Vin en la trilogía original, y que por eso mismo resulta de lo más interesante, demostrando que no hace falta ser una despiadada y todopoderosa Guerrero de la Ascensión para lograr demostrar su valía e independencia en un mundo que no le pone las cosas fáciles.

A la entretenida acción, Sanderson le añade un tono de aventura arqueológica donde al peso de la historia antigua de Scadrial añade nuevas revelaciones sobre el mundo alomántico. La evolución personal de Wax, Marasi, Steris o Wayne encaja a la perfección con la historia que se desarrolla en este moderno mundo alomántico, donde las tecnologías o las tensiones sociales vuelve a tener un peso más que destacable, cosa que me fascina.

No es la primera vez que lo digo (y obvio no será la última), pero en serio, tienen que leer Nacidos de la Bruma, es un mundo en el cual agradecerán entrar en este viaje con cada uno de sus personajes.

Devoradora de libros, araña tejedora, catadora de micheladas y pasteles.
Si quieres leer algo más personal:
http://misparksenlaoscuridad.tumblr.com