#Especial: “Trilogía Los Reckoners”

en

No lo pude evitar, sentía la necesidad de hacer un especial dedicado a una trilogía que, con su primer libro, me acercó a un autor que hoy en día es mi favorito en todo sentido de la palabra. Ya lo habrán notado tanto por el título, como por el simple hecho de que llevo meses alabándolo en el blog jajaja, si, el autor es Brandon Sanderson y su trilogía Los Reckoners. El especial se debe a que en el mes de julio al fin llegó la tercera y última parte: Calamity, y gracias a Ediciones B, al fin tenemos la trilogía completa.

Sanderson es un autor cargado de una imaginación increíble, se caracteriza por escribir historias que estén a más no poder de fantasía y ciencia ficción, y esta trilogía no es la excepción.

¿Qué pasaría si los superhéroes fueran los malos de la película? Ok, en este caso de los libros.

Esta historia es en teoría simple, pero muy original. Una misteriosa estrella llamada Calamity aparece de pronto en el cielo y da poderes extraordinarios a algunos humanos, solo que estos seres con superpoderes, llamados Épicos, son corrompidos por sus habilidades y las usan para sembrar el caos y la destrucción. ¿Les suena conocida esta premisa?

La historia comienza con nuestro protagonista, David, quién presencia el asesinato de su padre a manos de uno de los Épicos más poderosos del mundo, Steelheart. Pero David ha guardado un secreto muy valioso durante años, secreto capaz de cambiar las creencias sobre este gran Épico, ya que es el único que lo ha visto sangrar. Es por ello que busca al grupo de los rebeldes, los Reckoners, para así enseñarles toda la información que ha reunido sobre los Épicos y sus poderes, especialmente, sobre sus debilidades.

Si bien, los comentarios sobre la trilogía no son muy buenos, y en ellos mencionan que no ven el poder de la pluma de Sanderson como en sus otros escritos, en mi caso no fue así, y no es que el fanatismo me esté cegando (eso espero), no me juzguen jajaja.

En los libros, existe una crítica a nuestra sociedad, a mi parecer, bastante fuerte. Anteriormente les mencioné sobre los seres con superpoderes que imponen su poder y provocan el miedo en la sociedad, bueno, esto es algo que existe en la actualidad y lo vemos reflejado en las noticias a diario, cómo países sufren de la mano de poderosos, y de forma injusta los pertenecientes a ciertos niveles sociales no tienen el derecho a una vida digna, solo por ser parte de un estatus social que a opinión de algunos, no merecen la pena, y solo existen para servir a los demás.

Por esta razón la trilogía no pasa desapercibida, si bien los lectores de Sanderson estamos acostumbrados a unas historias mega hiper profundas, y no solo en escritura, sino que su contenido está colmado de muchas características reunidas, en estos libros siento que el mayor énfasis es a modo de crítica, y con mayor razón, a nosotros mismos, quienes somos los que permitimos que estas cosas sucedan.

Muchas veces pese a que nos hace infelices el cómo gira nuestra sociedad, no hacemos nada para cambiarlo, cuando nos dan la oportunidad de salir de nuestro agujero, nos acobardamos y volvemos a esconder la cabeza. Nada ni nadie tiene el derecho de reprimirnos, tanto nuestras acciones como nuestros pensamientos. Podemos cambiar las cosas, podemos vivir en el mundo que queremos vivir, nada es imposible solo se necesita la convicción necesaria para luchar por nuestro propio bienestar y esto es lo que nos enseña David, pese a ser tan solo un chico, siente la convicción de que él puede cambiar las cosas, se convenció a sí mismo de que es capaz de asesinar al ser más temido, y así, logró convencer a un grupo de personas que lo ayudarían en esta labor.

Quizás en nuestra vida diaria, no tengamos la sensación de querer derrocar al gobierno o cosas así, pero todos tenemos una o varias luchas internas, de las cuales a veces creemos que no hay vuelta atrás, desde un conflicto con algún mal profesor o algo más difícil, como una enfermedad. Pero solo nuestra mente, pasión y corazón nos ayudarán a combatir todos esos conflictos.

Jamás permitan que alguien los menosprecie, y mucho menos sentir alguna vez, menosprecio de nosotros mismos, porque podemos hacer grandes y maravillosas cosas.

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *